domingo, 25 de agosto de 2013

El enchufe

La tarde pasa lenta y nosotras fumamos hierba tiradas en el sofá. Están pasando una buena receta en Utilísima pero no logro concentrarme. Violeta busca algo en su bolso. Se ve preocupada. Le pregunto qué le pasa y me dice que olvidó su enchufe anal. Conozco bien ese sentimiento de pánico. Intento ayudarla a buscar en su bolso pero no me deja. Un par de minutos después pone cara de puchero y me pregunta si la podría ayudar con mis dedos. Acepto porque sé lo terrible que es andar sin enchufe. Se levanta la falda, se baja el calzón y se inclina en el sofá. Es una suerte que traiga las uñas cortas. Inserto rápidamente un dedo y lo giro de un lado a otro. Cuando se distiende inserto otro dedo. Ocho minutos después queda lista. Se arregla la ropa, me mira a los ojos y me da las gracias. Se disculpa y se va al baño. Tengo curiosidad. Abro su bolso y lo primero que encuentro es el enchufe. No sé qué pensar.